MENÚ

Cómo hacer para disfrutar de las vacaciones y olvidarse del trabajo

02/08/2018

Algunos ya han podido disfrutar del merecido descanso después de mucho tiempo dando el callo en el trabajo. A la vuelta, muchos sienten que necesitan más y que los días de desconexión no han sido suficientes. Esta sensación es mucho más frecuente de lo que imaginas.

Lo que necesitas para desconectar totalmente

- Tiempo de descanso. Para que tu cerebro tenga la sensación de que se trata de descanso, es necesario que te tomes, al menos, una semana completa de vacaciones. Es muy importante que haya una ruptura con la rutina.

-Actitud positiva. Muchas personas no logran desconectar del todo por mucho tiempo que tengan libre. Y esto no se debe por otro factor que el estado de ánimo y las preocupaciones con las que uno se marcha del trabajo.

¿Por qué no estás disfrutando de tu tiempo vacacional?

- ¿Quieres realmente desconectar? Es imprescindible que te des permiso para desconectar sin sentir que haces mal. El exceso de responsabilidad puede ser tan perjudicial como la ausencia de la misma.

- ¿Tienes sentimiento de culpa? Si hay sentimiento de culpa, analízalo y encuentra argumentos racionales de por qué tú tienes el mismo derecho a desconectar que cualquier otra persona y por qué lo necesitas.

- ¿Eres imprescindible? Debes aprender a delegar en otras personas. Si le das confianza a los demás, puedes darte cuenta de que la gente es agredecida. Si confías en tus trabajadores, tratarán de dar lo mejor de sí mismos.

-¿Nadie sabe hacer tu trabajo? Debes formar a alguien para que pueda encargarse de tus tareas más urgentes en tu ausencia. O sino, ponte de acuerdo con tus clientes de manera que te permitan organizar tu tiempo de descanso.

-¿Qué hay fuera del trabajo? No debes descuidar el resto de las cosas importantes de tu vida. La familia, los amigos, el ocio, etc. son factores que se deben apreciar siempre puesto que sino no tendrás nada fuera de tu trabajo.

- ¿Necesitas controlar siempre todo? Vivir con la sensación de incertidumbre es uno de los aprendizajes de la vida más valiosos. La vida es imprevisible y siempre habrá acontecimientos inesperados que tendrás que superar.

-¿Te anticipas o saboreas el momento? La mayor parte de las veces tendemos a anticiparnos a las situaciones porque así no perdemos el control sobre las mismas. Y no nos damos cuenta de que las cosas no funcionan así. Anticipándote lo único que conseguirás es vivir en el pasado pensando en las cosas que salieron mal y podrías haberlas hecho bien. O en el futuro pensando en lo que puede salir mal. Lo mejor es vivir en el presente y disfrutar de las cosas del día a día.

- ¿Has ordenado tus prioridades? Si las vacaciones te acercan a tu gente, dedícales ese tiempo. Se lo merecen y te lo mereces. Debes darte cuenta de que para tu familia, para tus amigos, eres insustituible. Cosa que no pasa igual en el trabajo, donde eres perfectamente sustituible.

¿Sigues pensando que no es posible desconectar? Asume que, si no pruebas nada nuevo, es complicado que puedas llegar a desconectar. Los cambios pueden ser incómodos o difíciles, pero te aseguro que funciona y, sobre todo, que merece la pena intentarlo.

Compartir:


Noticias relacionadas

Otras noticias