Logo supercomp
 
 
ENTRAR
Si aún no estas registrado pulsa aquí
Logo supercomp
Icono alerta La página a la que ha intentado acceder no existe.
Seguimos operando con normalidad
Supercomp Digital informa que continua OPERANDO CON NORMALIDAD en base al Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo que califica como esenciales a los “suministradores de equipos tecnológicos y de telecomunicaciones.”
Continuamos desarrollando nuestra actividad y prestando nuestros servicios logisticos en nuestro almacén central, dentro de nuestro horario habitual, de 9:00-14:00 y de 16:00-19:00.
Aceptar
CATEGORIAS
  • Componentes
  • Ordenadores
  • Smartphones y Tablets
  • Periféricos
  • Impresoras
  • Imagen y sonido
  • Hogar
  • Ocio y Tiempo Libre
  • Redes
  • Consolas y Gaming
  • Cables y Adaptadores

¿Cómo ponerle nombre a mi empresa?

Supercomp Digital
10/02/2020
como ponerle nombre a mi empresa

Hoy hablaremos de algo que, de primeras, puede parecer demasiado obvio y hasta redundante. ¿Cómo puedo ponerle nombre a mi empresa?, seguro que cuando decidiste ser emprendedor y arriesgarte a crear tu propio negocio esta fue una de las preguntas que más quebraderos de cabeza te dió, y no es para menos.

Bautizar a nuestra empresa, organización, negocio o marca personal es una tarea que requiere paciencia, inspiración, tiempo y un largo etc. de requerimientos por nuestra parte como empresarios.

¿Quieres vender? Aquí la respuesta es muy evidente, un si rotundo y aplastante. ¡Lo sabemos! Precisamente por este motivo queremos ayudarte a elegir el nombre idóneo para tu empresa, aquel que refleje exactamente quien eres, lo que quieres transmitir y dejar en el recuerdo de todo tu público potencial.

La responsabilidad es alta, no te lo tomes como algo superficial porque no lo es. Por supuesto que es un elemento más del conjunto para hacer que tu "todo empresarial" funcione y sea exitoso, pero podríamos decir que un mal nombre, por más bueno que sea el producto o servicio que vendas, puede llevarte al más cruel de los olvidos.

Si tu plan genial es utilizar un nombre impronunciable porque suena chic o internacional, pero realmente no tiene ningún significado ni nexo con la identidad de tu compañía...¡olvidate! Lo mismo si crees que las siglas harán que tu organización parezca misteriosa e interesante, ¡error!

 

La clave es la sencillez, como en casi todo en esta vida. Apuesta por un nombre positivo, fácil de pronunciar y de escribir, sonoro y claro. 

 

Inspiración, ¡ven a  mi!

Sabemos que tus ocupaciones crecen a pasos agigantados y ahora mismo la bombilla de la inspiración está más bien en estado intermitente. Respira, relájate, ¡no te agobies! Estamos aquí para ayudarte en tu proceso creativo y paridor de ideas, y esperamos que nuestros consejos te sirvan de ayuda en esta ardua labor del bautismo empresarial.

Vamos paso a paso, ¡toma nota!

 

1.  ¿Quién es mi empresa?  Cuanto más conozcas de tu empresa más fácil será poder describirla y establecer conceptos que sean identificativos de ella. Factores como las actividades, los servicios que se van prestar, la forma de trabajar o los valores de empresa serán factores que será necesario definir.

2.   ¿Y el futuro? Una vez descrito todo lo que va a ser nuestra empresa llega el momento de plantearse hacia dónde queremos encaminarnos. Teniendo claros mis objetivos puedo definir la identidad de mi empresa y con esta a su vez elegir un nombre que esté acorde con esa identidad.

3.   Emoción en estado puro. Las empresas que establecen un vínculo emocional con los clientes presentan un mayor grado de fidelización de estos. Por este motivo es interesante que nosotros intentemos buscar también ese vínculo. Para eso debemos plantear y decidir cuales son las emociones que queremos despertar.

4.   El poder de la mente. Con todos los puntos anteriores definidos ya podemos comenzar a generar todos los nombres que se nos ocurran. Para ello debemos evitar censurarnos al principio y producir cuantos más nombres mejor. Ya habrá tiempo después para hacer una criba. Si no estamos especialmente creativos podemos recurrir a la ayuda de amigos, familiares, socios o empleados e incluso podemos servirnos también de los generadores de nombres disponibles en internet.

 

Las virtudes del buen nombre

 

- El nombre ideal para tu empresa tiene que ser, y nunca menos, memorable. Que sea fácil de recordar, que tenga algo que lo haga diferente respecto a los demás que te quede grabado.

- Tiene que ser fácil de escribir y pronunciar para que no dé lugar a equívocos. Hay marcas que tienen nombres difíciles de escribir y ya no nos damos cuenta porque nos los han repetido miles de veces, como Häagen-Dasz o Schweppes. Son excepciones que funcionan porque llevan muchos años en el mercado y tienen mucho presupuesto de marketing, pero es algo que no te recomiendo.

- Es mejor que sea corto, porque esto ayuda a recordarlo y a pronunciarlo.

- Tiene que sonar bien en varios idiomas, sobre todo si es una empresa exportadora o trabajas en un sector como el turismo o la hostelería.

- Tiene que comunicar algún beneficio o una característica única de tu empresa o producto.

- Y por supuesto, tiene que estar disponible y que no lo esté usando ya otra empresa, aunque sea de otro sector que no tiene nada que ver con el tuyo.

 

Y en base a estas pequeñas pautas o consejos, deja que la lluvia de ideas te inunde, haz que los miembros de tu equipo participen, ¡cuántos más mejor!. Consulta con amigos, familiares, y hasta incluso puedes contratar los servicios de un especialista en naming o hacer una encuesta popular, ¡lo que se te ocurra! 

 

Todos los nombres ya existen escondidos en el alfabeto, sólo hay que encontrar sus letras.

 

Compartir:


Noticias relacionadas